Una leyenda mazateca: El fuego y el tlacuache